Según el Servicio Climático Nacional de los EE.UU., la temporada de huracanes comienza el 15 de mayo para el Pacífico y el 1 de junio para el Atlántico; faltan apenas unas semanas. Ante los diversos eventos climáticos que se registraron en los últimos años, incluido el huracán Sandy, este parece un buen momento para asegurarse de que todo esté en orden en su centro de datos, y que el entorno esté preparado para tolerar un corte de suministro.

Un eslabón clave en la cadena de confiabilidad es su sistema de energía ininterrumpible (UPS). Cuando se interrumpe el suministro, es la UPS la que mantiene a flote los sistemas informáticos y de enfriamiento hasta que los generadores se ponen en marcha. En algunos casos, las UPS pueden ser suficientes para superar el corte.
Ante esa realidad, usted debe asegurarse de que su UPS esté en buenas condiciones para llevar a cabo su tarea. Y según mis cálculos, en muchos casos no es así.

Hoy hay más de veinte millones de unidades UPS monofásicas de APC instaladas en todo el mundo. Muchas de esas unidades son de modelos antiguos y, si mis estimaciones son correctas, actualmente más de un millón de sistemas Smart-UPS necesitan una nueva batería. Como en el caso de las baterías de auto, las baterías de las UPS no duran para siempre. Nuestra recomendación es que se las reemplace cada dos o tres años, en función de numerosos factores. Uno de esos factores es la temperatura: si hace demasiado calor la batería se agota más rápidamente.

Todas las unidades UPS de APC by Schneider Electric tienen un indicador luminoso de batería baja, pero a menudo lo sistemas no están muy a la vista, instalados detrás de un escritorio, o bien en un rack o en una sala de servidores donde la luz parpadeante se pierde entre tantas otras. Con demasiada frecuencia, los dueños de esos sistemas UPS no son conscientes de que tal vez sea necesario reemplazar la batería.

La excepción son las personas que adquirieron unidades UPS administradas, como las de la línea Smart-UPS de APC by Schneider Electric. Muchos modelos incluyen una pantalla LCD alfanumérica completa que brinda actualizaciones de estado y alertas en tiempo real cuando la vida útil de la batería está llegando a su fin.

Los dispositivos también incluyen una ranura inteligente donde el cliente puede instalar una tarjeta de gestión de redes (NMC) de APC, que permite monitorear y controlar en forma segura la UPS a través de un navegador web o de cualquier sistema de gestión compatible con el protocolo SNMP. Usted puede gestionar los dispositivos en forma remota desde una ubicación central, o bien contratar a uno de nuestros socios para que lo haga por usted. Luego recibirá alertas cuando, por ejemplo, las baterías estén próximas a agotarse, y tendrá mayor control del consumo energético y de las condiciones ambientales, con la posibilidad de reiniciar dispositivos que no respondan y programar el apagado de dispositivos conectados o de todo el sistema UPS durante cortes prolongados o fuera del horario laboral.

También es buena idea tomar nota de los cambios que se hayan producido en el entorno informático en los años transcurridos desde la instalación del sistema UPS. Existen grandes probabilidades de que la carga informática haya aumentado, lo que significa que tal vez necesite una UPS más grande, o baterías o unidades adicionales para brindar respaldo a la carga agregada y mantener la autonomía pretendida.

Posiblemente también advierta que algunos equipos hoy son más críticos. Por ejemplo, si usted emplea aplicaciones y recursos basados en la nube, los equipos de red que le ofrecen conexión a la nube repentinamente se han vuelto mucho más importantes en términos de productividad del negocio. Para garantizar la continuidad, elija una UPS que le brinde autonomía suficiente durante cortes de suministro prolongados.

Podemos esperar que esta temporada de huracanes sea calma, pero no fiarnos de que así será. A solo unas pocas semanas del comienzo de la temporada, es momento de revisar exhaustivamente los sistemas UPS instalados y de asegurarse de que podrán tolerar lo que depare la madre naturaleza.