Ya que las empresas siguen adoptando más tecnologías de la nube y de virtualización, harían bien en prestar una atención especial a aquellos dispositivos que se han convertido en vitales para sus recursos de IT: las redes y otros equipos en el borde de la red.

En posts anteriores, otros blogueros han comentado algunos de los cambios que la virtualización y las tecnologías de la nube comportan para los Data Centers como, por ejemplo, la creciente necesidad de mirar con nuevos ojos la alimentación eléctrica y la refrigeración, especialmente teniendo en cuenta que la virtualización tiende a generar puntos calientes. En estos posts se tratan puntos excelentes en los que las empresas realmente deben fijarse.

Pero el borde de la red es igual de crítico. Tanto si estamos hablando de una única oficina pequeña o de la sucursal de una gran empresa, la instalación acostumbra a ser la misma. Tienes un armario con equipos de redes o quizá, en un entorno de campus, compartes equipos de redes con otros inquilinos distintos.

Con la creciente adopción de la virtualización y las tecnologías de la nube, cada vez en más casos estos sitios tienen muy poco o ningún hardware informático en el propio lugar. En realidad, dependen más bien de servidores lejanos para su potencia de computación, tanto si es en la sede de una empresa o en un centro de proveedores terceros de aplicaciones, como Salesforce.com.

Piensa qué sucedería en esos sitios si perdieran su conexión de red. ¿Qué productividad estás perdiendo cuando pierdes tu conectividad con la nube y cuál es el coste?  Probablemente seguirás teniendo que pagar a tus empleados aunque no estén conectados, pero, ¿pueden realizar algún tipo de trabajo útil? ¿Se desconectarán los teléfonos y dejarás de poder realizar llamadas?  ¿Cuál es el coste potencial en términos de pérdida de ingresos o productividad?

He hablado con muchos socios y clientes que afirman que, en caso de un fallo de la red, los empleados solo tienen que ir a la cafetería más cercana para conectarse. Eso podría funcionar para una oficina de solo 2 o 3 empleados (e incluso así, no lo consideraríamos una estrategia de respaldo muy viable). Pero no es factible para una oficina de 10 o más empleados.

Pensemos en el entorno de un establecimiento en cuyas instalaciones hay montones de dispositivos para procesar las transacciones en los puntos de venta. Si tus dispositivos de punto de venta fallan y no puedes procesar las ventas, ¿cuánto puede costarte eso a la hora?

Está claro que todo ese equipo necesita protección contra fallos de suministro, tanto si son dispositivos de punto de venta y escritorios como si son routers y conmutadores que proporcionan conectividad a la red.  Por tanto, la siguiente pregunta es: ¿cómo proporcionarás alimentación de respaldo en caso de un fallo de suministro y cuánto tiempo de autonomía necesitas?

Puede que haya un generador, así que solo necesitas un SAI que pueda proporcionar suficiente autonomía para alimentar los aparatos hasta que se encienda el generador. Pero, ¿tiene ese generador suficiente potencia para hacer funcionar todo tu equipo crítico, o sirve solo para el alumbrado de emergencia?

Y respecto a los SAI, ¿puedes gestionarlos de forma remota?  Esto es importante por dos motivos. Uno, las prestaciones de gestión remota otorgan al personal de IT central la capacidad de identificar cuándo un SAI necesita mantenimiento (por ejemplo, una nueva batería). Además, con un SAI gestionado, el grupo de IT central puede desconectar de forma selectiva los dispositivos no críticos, con lo que permitiría al SAI alimentar a los equipos verdaderamente importantes durante un periodo de tiempo más prolongado.

Todos los modelos de SAI Smart-UPS y Symmetra APC by Schneider Electric de 5 kVA o más se venden con una tarjeta de gestión de redes integrada para gestionarlos de forma remota, y en los modelos por debajo de los 5 kVA esta tarjeta es opcional. Lo único que el operador remoto necesita es un navegador web, y los sistemas también pueden integrarse en cualquier sistema de gestión de redes que admita SNMP (Simple Network Management Protocol).

En la nube y en el mundo virtual, es esencial proteger el borde, pero con un plan de alimentación de respaldo adecuado, puedes reducir espectacularmente el riesgo... y mantener la productividad de tus empleados.