Según el Servicio Nacional de Meteorología, la temporada de huracanes comienza el 15 de mayo en el Pacífico y el 1 de junio en el Atlántico. Apenas faltan unas semanas. Atendiendo a los distintos fenómenos meteorológicos que hemos sufrido en los últimos años, incluido el huracán Sandy, parece que es el momento idóneo para asegurarte de que tu Data Center está en orden y preparado para soportar un fallo de suministro.

Un enlace crucial en la cadena de fiabilidad son tus sistemas de alimentación ininterrumpida (SAI). Cuando se va la luz, es el SAI el que acude al rescate de tus sistemas de IT y de refrigeración hasta que se incorporan tus generadores de respaldo. En algunos casos, podrías tener que confiar solo en el SAI para superar un fallo de suministro.
Teniendo esto en cuenta, es necesario que te asegures de que tus SAI están a la altura de esa tarea. Y, según mis cálculos, muchos no lo están.

Hay más de 20 millones de SAI monofásicos de APC instalados por todo el mundo. Muchos son modelos antiguos y, según mis estimaciones, más de un millón de sistemas Smart-UPS necesitan actualmente sustituir sus baterías. Igual que ocurre con las baterías de los automóviles, las baterías de un SAI no duran para siempre. Nosotros recomendamos que se sustituyan cada 3 o 4 años, dependiendo de una serie de condiciones. Una de esas condiciones es la temperatura: si hace demasiado calor, la batería se agotará antes.

Todos los SAI de APC by Schneider Electric disponen de un indicador de aviso de batería baja, pero a menudo estos sistemas no están a la vista porque están detrás de un escritorio, en un rack o en una sala de servidores donde el parpadeo de la luz se confunde entre muchos otros. Y con demasiada frecuencia los propietarios de esos sistemas de SAI prácticamente desconocen que la batería tenga que sustituirse.

La excepción son los que tienen un SAI gestionado, como el Smart-UPS de APC by Schneider Electric. Muchos modelos cuentan con una pantalla LCD alfanumérica integral que proporciona actualizaciones de estado en tiempo real y alertas cuando la duración de la batería está baja.

Los dispositivos también disponen de una ranura en la que los clientes pueden instalar la tarjeta de red (NMC) de APC, que les permite una supervisión y control seguros del SAI mediante un navegador web o cualquier sistema de gestión que admita SNMP. Puedes gestionar los dispositivos desde una ubicación central o bien dejar que lo hagan tus socios por ti. Así, recibirás alertas por problemas como tener la batería baja y obtendrás un mayor control sobre el uso de la energía y las condiciones ambientales, con la capacidad de reiniciar los dispositivos bloqueados y de programar la desconexión de los dispositivos o de todo el SAI durante un fallo de suministro prolongado o durante las horas en las que no se trabaje.

También es buena idea hacer un balance periódico de cualquier cambio que se haya producido en tu entorno de IT desde que instalaste los SAI. Es muy probable que tu carga en IT haya aumentado, lo que significa que puedes necesitar un SAI de mayor tamaño o baterías o unidades adicionales para soportar ese incremento de la carga y mantener el tiempo de actividad deseado.

También podrás encontrarte con que algunos equipos son ahora más esenciales que antes. Por ejemplo, si estás utilizando aplicaciones y recursos basados en la nube, el equipo de red que proporciona esa conexión a la nube ha pasado de golpe a ser mucho más importante para la productividad del negocio. Para garantizar la continuidad, elige un SAI que te ofrezca suficiente autonomía durante un fallo de suministro prolongado.

Aunque podemos desear que esta temporada de huracanes sea suave, no podemos confiarnos en que será así. Por eso, a solo unas semanas de que empiece la temporada, es un buen momento para revisar exhaustivamente tus SAI y asegurarte de que podrán soportar cualquier cosa que nos tenga reservada la madre naturaleza.