Las empresas informáticas se enfrentan a múltiples retos cuando se trata de encontrar la mejor forma de desplegar los equipos informáticos. La virtualización está poniendo el acento en la consolidación y las altas densidades. Pero, al mismo tiempo, muchas organizaciones tienen centros donde no cuentan con personal informático y a veces tampoco con un espacio específico para su equipo de IT. Es urgente que estas organizaciones sean capaces de optimizar el uso del espacio que tengan disponible.

En muchos casos, emplear el sistema de rack adecuado, incluidos los que tienen unidades de distribución de la energía (PDU), puede ayudar a las empresas a resolver esos retos. A continuación señalamos cinco de los retos más habituales con los que nos hemos encontrado y cómo pueden resolverse con ayuda de los racks.

1. Facilidad de instalación y uso

Hay que buscar racks que incorporen funciones estándar, como los compartimentos integrados que facilitan la alineación y la compatibilidad con otros componentes, y que incluyan productos de alimentación eléctrica y refrigeración. Las ruedas pivotantes y las patas de nivelación preinstaladas eliminan la necesidad de utilizar piezas adicionales y facilitan la instalación. Del mismo modo, unos carriles de montaje verticales fácilmente ajustables simplifican el trabajo de instalación de los equipos.

2. Mayor demanda de disponibilidad y conectividad

Con más dispositivos que nunca conectados a las redes, las empresas descubren ahora que necesitan aumentar la densidad de la alimentación eléctrica de sus racks. Como consecuencia, los racks deben integrar cableado de alta densidad, como en el caso del canal para accesorios 0U que permite la instalación de PDU para rack en la parte posterior del rack, respetando el espacio previsto para el rack.

3. Variedad de situaciones de despliegue

Busca un distribuidor de racks que pueda ofrecerte diferentes modelos que se ajusten a tus distintos requisitos. En algunos casos, eso puede significar racks de bastidor abierto o bien unidades montadas en pared o racks con circulación de aire lateral destinados a albergar interruptores de red. Para zonas sin un espacio específico, puedes preferir racks en armario que ofrezcan una completa y segura “sala de servidores en una caja”. Estos racks tendrán que estar insonorizados y contar con ruedas pivotantes y carriles ajustables para diversos equipos de IT, y una PDU preinstalada para rack, para poder desplazarla literalmente hacia donde sea necesario.

4. Gestión remota

Elije un rack que pueda albergar una PDU para rack con conmutación que tenga funciones de gestión remota. Con esas PDU, si un interruptor de red o un servidor se “cuelga”, podrás reiniciarlo a distancia desconectando y volviendo a conectar la toma correspondiente.

5. Gestión inteligente de la energía

Las PDU para rack con contador supervisan la alimentación y la energía a nivel de rack y proporcionan a los supervisores de IT los datos que necesitan para sus decisiones, lo que garantiza el uso más eficiente de la energía en cada rack. Como herramienta básica para la gestión de la energía, las PDU para rack con contador proporcionan el grado de detalle necesario para supervisar el uso de la energía y desvelar posibles aumentos de la eficiencia en las soluciones informáticas, con la consiguiente mejora del ahorro energético. En combinación con las PDU para rack con conmutación, ofrecen incluso un mayor ahorro energético y permiten desconectar algunas tomas cuando no se necesiten (por ejemplo, en fines de semana).

Por supuesto, APC by Schneider Electric cuenta con racks que resuelven todos estos retos. Entre ellos se incluye nuestra familia NetShelter además de los racks de bastidor abierto para Data Centers y armarios especializados para armarios de cableado, salas de servidores, aplicaciones de gran resistencia, etc. Lo más probable es que encuentres un rack que resuelva los retos específicos que plantea tu entorno.