Parafraseando al difunto Rodney Dangerfield, las salas de equipos de las sucursales no reciben el debido respeto. Con gran frecuencia, las empresas que tienen muchas sucursales, entre ellas las tiendas minoristas y cadenas de restaurantes, instalan servidores en salas que también se usan para otros fines, por ejemplo para almacenamiento. En una situación como esa es fácil imaginarse por qué los servidores terminan dañados o incluso se registran robos de equipos.

Anteriormente hemos escrito sobre cómo garantizar que una sala de equipos reciba la ventilación necesaria, pero en esta entrada me explayaré sobre la necesidad de monitorear adecuadamente esas salas remotas.

Y si que necesitan monitoreo. Muchas sucursales o tiendas minoristas son de dimensiones reducidas y posiblemente no tengan lugar para una sala de cableado dedicada. Así, las empresas terminan instalando servidores en depósitos, donde pueden ser objeto de numerosas "humillaciones". Puede ocurrir que los empujen al archivar cajas, o tal vez haya goteras justo encima de los equipos. También es posible que la sala no esté cerrada todo el tiempo y se viole la seguridad de los servidores, intencional o accidentalmente; incluso podrían registrarse robos de equipos.

¿Si se da alguna de las situaciones anteriores, cómo se enterará el personal informático y qué podrá hacer al respecto? Probablemente el sector informático solo se entere de lo que ocurre –si es que se entera– cuando advierta que ya no recibe datos del servidor. Para entonces, sin duda será muy tarde.

Lo que el sector informático necesita es un set de ojos y oídos que vigile las salas de cableado remotas y le envíe alertas cuando algo no está bien. Como no podemos pedirle al encargado de la cafetería que nos haga ese favor, una buena alternativa es implementar un sistema de monitoreo remoto para las sala de cableado.

Para satisfacer esa necesidad, APC by Schneider Electric ofrece la línea Netbotz de productos para monitoreo ambiental y de seguridad. El dispositivo Netbotz se fija en la pared de la sala de cableado remota y tiene una cámara para ver lo que sucede. Es posible instalar sensores en la puerta para que el sistema advierta cuando se abre. Si se trata de una puerta que no debería abrirse, puede configurarse el sistema para que alerte al personal que corresponda. Desde la sede principal, usted podrá "ver" el interior de la sala, determinar si sucede algo fuera de lo normal y tomar las medidas adecuadas.

Lo que es más, el sistema también monitorea una variedad de factores ambientales, como calor, humedad, circulación de aire pareja y punto de rocío, de modo que usted sabrá si en la sala hace mucho calor o hay demasiada humedad. La unidad Netbotz incluye además funciones de audio que permiten hablar con quien esté en la sala remota, por ejemplo para indicarle los pasos para solucionar un problema del servidor.

Para entender a grandes rasgos cómo funciona Netbotz, haga clic en el vínculo "Evaluar ahora" debajo de Monitor para rack Netbotz 550 en esta página, y verá un sistema real en acción. (Aunque no suele haber demasiada "acción").

Todo el tiempo se habla sobre la necesidad de suministrar energía y enfriamiento adecuados al centro de datos, y sin duda eso es crucial. Pero pensemos en todos los establecimientos remotos donde se llevan a cabo distintos tipos de tareas y que generan ingresos para la organización. Esos establecimientos también son importantes, y es tiempo de que reciban el respeto –y la atención– que merecen.