Ya virtualizó su sala de servidores. ¿Y ahora qué? Desafíos comunes que enfrentan las empresas pequeñas y medianas, y cómo hacerles frente

Si bien hace muchos años que las empresas pueden virtualizar servidores para consolidar sus espacios informáticos, la adopción generalizada de esa tecnología data de los últimos años. Sin embargo, a muchas empresas más pequeñas les cuesta definir por dónde empezar cuando se trata de diseñar, mantener y optimizar la infraestructura informática adecuadamente si deciden virtualizar. Existe mucha información sobre cómo lograr esos objetivos en centros de datos grandes, pero casi no se ofrecen pautas para la pequeña y mediana empresa (pyme). Contar con pautas claras es aun más importante para las pymes, ya que estas cuentan con menos recursos y experiencia para diseñar y gestionar adecuadamente su infraestructura informática. Más aun, la infraestructura informática de una pyme no solo la conecta con sus datos en la nube, sino que es una parte clave de la continuidad y éxito del negocio.

En este artículo se analizarán los desafíos comunes que enfrentan las pymes cuando intentan trabajar con eficiencia energética y maximizar las operaciones en las salas de cableado y de servidores; además se proponen soluciones y prácticas recomendadas para ayudarlas a superar esos desafíos.

Desafío Nº 1: Proteger y organizar los servidores y equipos de red consolidados y virtualizados

Las pymes que han virtualizado una parte de sus servidores y procesos o todos ellos han dado un paso clave en la eficientización de su infraestructura informática, pero si bien tras la virtualización quedan menos equipos físicos, esos equipos son aun más importantes que antes y necesitan protección. Más aun, organizar los equipos informáticos en un solo lugar puede generar complicaciones de disponibilidad.

Solución: Las PyMEs pueden garantizar que los servidores críticos funcionen en condiciones ambientales adecuadas implementando racks diseñados para entornos de servidores y equipos de red. Esa clase de racks ofrece funciones como la organización de cables y la distribución de energía, lo que facilita una mejor organización, reduce el margen de error humano durante la resolución de problemas y ayuda a aislar las corrientes de aire caliente de las de aire frío.  Además, las pymes deberían mantener la disponibilidad de los equipos del establecimiento protegiéndolos contra cortes de suministro y contra amenazas físicas, ambientales y de seguridad con unidades de distribución de energía (PDU) y sistemas de energía ininterrumpida (UPS). Algunos tipos de PDU permiten personalizar el control del suministro y el monitoreo activo para restringir el uso no autorizado de tomas de salida determinadas y evitar la sobrecarga de circuitos. Los sistemas UPS brindan autonomía cuando falla el suministro de red, lo que mantiene en funcionamiento los equipos informáticos y de conexión clave.

Desafío Nº 2: Apagar los servidores virtuales de modo seguro

Cada vez es más sencillo implementar y gestionar entornos virtuales, pero sigue siendo necesario contar con sistemas de energía y enfriamiento críticos que integran la infraestructura informática y pueden verse afectados ante cortes en el suministro.

Solución: En condiciones ideales, una instalación informática debería incluir un generador o paquetes de baterías con autonomía extendida en una UPS para maximizar la autonomía y seguir operando durante cortes prolongados.  No obstante, si no se cuenta con ninguna de esas soluciones, puede ser de suma utilidad contar con software de apagado de sistemas y equipos preconfigurados, como sistemas UPS o PDU, para proteger los servidores, las aplicaciones y los datos. Busque soluciones con funciones de gestión remota y que envíen notificaciones y advertencias proactivas sobre problemas energéticos, cortes de suministro y vida útil de las baterías.

Desafío Nº 3: Implementar equipos informáticos y de red fuera de entornos informáticos dedicados

Los espacios que muchas pymes emplean para sus equipos informáticos si bien no fueron diseñados con ese fin pueden padecer de falta de espacio para nuevas implementaciones informáticas.

Solución: Emplear racks diseñados especialmente para implementar equipos en espacios no dedicados puede brindar las mismas funciones en materia de energía, enfriamiento y protección a las que se accede en un espacio informático dedicado. Los racks con ventiladores y aislamiento acústico que incluyen unidades UPS y ofrecen posibilidades de organización de cables proporcionan energía de respaldo y funciones de monitoreo remoto al tiempo que garantizan una implementación prolija y organizada fácil de instalar y gestionar.

Desafío Nº 4: Minimizar el uso del espacio en el piso

No es fácil proteger los equipos si no hay suficiente espacio en el piso; este es un desafío que enfrentan muchas pymes.

Solución: Las soluciones de montaje en pared son ideales para los entornos informáticos sin espacio libre en el piso. Busque soluciones diseñadas para admitir fácilmente todo tipo de equipos y con rieles de montaje reversibles que ofrecen diferentes opciones de instalación. Los racks pivotantes facilitan el acceso a los equipos para su mantenimiento e instalación. En condiciones ideales, con un rack de 13 U de altura quedará el espacio justo para los equipos distribuidos que mantienen conectado un edificio.

Desafío Nº 5: Aprovechar el espacio al máximo: instalar equipos informáticos en espacios reducidos y ampliar la capacidad de la sala de servidores

Los racks más pequeños limitan la cantidad y disponibilidad de los equipos que pueden instalarse en la sala de gestión de redes, mientras que los equipos de gran tamaño son problemáticos e inadecuados para rincones estrechos y salas pequeñas, como las de los espacios informáticos de las pymes.

Solución: Utilice soluciones flexibles de bajo costo que contemplen una rápida escalabilidad para aprovechar el espacio al máximo, independientemente de variables como formato o superficie. La implementación de racks discretos de dos postes y equipos de monitoreo permite optimizar la organización y elimina la necesidad de ingresar en espacios informáticos superpoblados. Los organizadores verticales de cables también ayudan a mantener el cableado en orden para simplificar su tendido e instalación. El software de monitoreo remoto brinda una vista centralizada de la utilización de los equipos instalados para fines de planificación de la capacidad y optimización.

Desafío Nº 6: Optimizar el espacio en una sala de servidores consolidados

Consolidar equipos sin rediseñar ni modificar el espacio informático puede generar aumentos innecesarios de costos relacionados con la energía y el enfriamiento.

Solución: La implementación de una arquitectura de sala fácilmente escalable permite aprovechar los espacios que ya incluyen funciones de enfriamiento. Una arquitectura sencilla y repetible para instalaciones por incrementos de 3 kVA puede brindar protección de energía por rack mediante unidades UPS y suficientes tomas de salida para alojar una combinación de servidores y equipos de red.

Desafío Nº 7: Controlar los costos trabajando con salas de servidores y de gestión de redes pequeñas

Garantizar la protección, el enfriamiento adecuado y la disponibilidad de los equipos informáticos puede ser costoso, en especial para las pymes, que no cuentan con un presupuesto considerable para asignar a las salas de gestión de redes.

Solución: Existen soluciones de rack por valores desde USD400 que pueden gestionar equipos para permitir el enfriamiento óptimo y son fáciles de instalar. Instalar racks de estructura abierta de cuatro postes puede ser una forma sencilla de mantener los equipos organizados y fuera del piso.

Si siguen esta guía práctica sencilla, las pymes que enfrentan desafíos asociados a la implementación de equipos informáticos en espacios reducidos aumentarán su eficiencia, agilizarán las operaciones y contarán con mayor protección para sus equipos. Además, la reducción del riesgo de tiempos de inactividad también permitirá aumentar la rentabilidad del negocio y mejorar la experiencia del cliente.