La informática en la nube es furor, independientemente de que se trate de aplicaciones, hardware o almacenamiento basados en la nube. Sin duda, si se la usa concienzudamente la tecnología puede generar ahorros tanto asociados al software como al hardware.

Parte del atractivo de la nube es que reduce la exigencia respecto de la infraestructura informática del establecimiento propio. Si se usan aplicaciones basadas en la nube para planificación de recursos empresariales y gestión de clientes, entre otras, se necesitan menos servidores en las sucursales y otros establecimientos. ¿No es así?

Sí, pero esa modalidad de trabajo también puede aumentar la exigencia y las expectativas en cuanto a determinados sistemas informáticos del establecimiento. Repentinamente, el nodo de acceso a la nube, del que depende la conectividad y la infraestructura de red, adquiere mayor importancia. Deben aplicársele los mismos acuerdos de niveles de servicios (SLA) que prometen los proveedores de servicios en la nube; de lo contrario los SLA no significarán demasiado. En resumen, si la conexión con la nube no responde como debería, o deja de funcionar por completo, los empleados no podrán acceder a las herramientas que necesitan y, en consecuencia, se verá afectada la productividad.

Y la nube no es la única que sobreexige las sucursales y otros establecimientos pequeños. La tendencia a la virtualización implica que las empresas cuentan con menos servidores muy potentes en espacios más reducidos. La unificación de las comunicaciones hace que hoy convivan diversas plataformas de medios compatibles con datos, voz y videos en los mismos racks.  Y el modelo según el cual cada empleado usa sus propios dispositivos (BYOD) significa que cada vez son más y más los dispositivos de diferentes tipos que acceden a la red corporativa, con la consiguiente sobreexigencia.

Ante los desafíos mencionados, ya no resulta aceptable tener equipos informáticos en un espacio inseguro y compartido de una sucursal. Es necesario asignar a esos equipos la importancia que tienen,

para lo cual puede ayudarlo InfraStruxure for Small IT Spaces de Schneider Electric. Por mucho tiempo, Schneider Electric ha ofrecido su línea InfraStruxure para grandes centros de datos, combinando hardware y software con energía segura, enfriamiento y protección UPS. Ahora se encuentra disponible el mismo tipo de solución integrada para sucursales pequeñas, y salas de servidores y de gestión de redes.

InfraStruxure for Small IT Spaces comienza con racks que se adecuan al espacio para el que fueron diseñados, ya sea un área segura donde puede emplearse un rack de estructura abierta, o bien un espacio de mayor tránsito, donde se requiere un rack con cierta protección. La solución incluye un sistema UPS para proteger los equipos contra cortes de suministro y sobretensiones, y a fin de brindar respaldo de baterías si falla el suministro de red.

Las unidades de enfriamiento portátiles garantizan que los equipos funcionarán a temperaturas óptimas, sin que sea necesario modificar el sistema HVAC o de ventilación del edificio. Los organizadores de cables permiten una gestión ordenada del cableado, lo que minimiza el tiempo necesario para resolver problemas de la red y realizar reparaciones.

APC by Schneider Electric ofrece numerosas opciones para proveer mayor respaldo a los sistemas informáticos de sucursales, como el acceso remoto, el software para gestión automatizada y una gran variedad de dispositivos para protección física de salas y gabinetes.

Haga clic aquí para saber más sobre cómo garantizar que los usuarios de todas sus sucursales y establecimientos pequeños se mantengan conectados a la nube y a los restantes recursos informáticos que necesitan.