Por Himanshu Patel

Los socios del canal que hayan visto las cifras del mercado de la informática en la nube seguramente se estén preguntando cómo hacerse de una tajada.  Esa es una pregunta buena y oportuna; espero ayudar a responderla en esta breve entrada de blog.

En primer lugar, veamos las cifras. El 5th Annual Trends in Cloud Report (5º Informe anual de tendencias en la nube) está lleno de cifras. En el informe se cita la investigación de la firma IDC, y se discriminan las cifras entre los mercados de nubes públicas y los de nubes privadas.

Los servicios de nubes públicas incluyen diferentes ofertas "como servicio", entre ellas las de software (SaaS), plataformas (PaaS) e infraestructura (IaaS), en virtud de las cuales los clientes acceden a plataformas compartidas. Según IDC, este mercado alcanzó los USD45.700 millones en 2013, y se espera que crezca a una tasa de crecimiento anual compuesto (CAGR) de 23% para 2018. ¿Su empresa crece a la misma velocidad?

En cuanto al mercado de nubes privadas, que se refiere a servicios alojados en los que se usan servidores y otros recursos dedicados para los distintos clientes, IDC pronostica un gasto mundial superior a los USD24.000 para 2016.

Y se pone aun mejor. En su encuesta a usuarios finales, CompTIA halló que más del 90% de las empresas de los EE.UU. afirman que recurren de alguna forma a la informática en la nube, y más del 60% de esas firmas mencionan que los servicios en la nube representan como mínimo un tercio de su arquitectura informática general.

Así se resume en el informe el escenario de la nube: 

En los cinco años que CompTIA ha estudiado la informática en la nube, se ha pasado de hablar de un actor que posiblemente cambie las reglas del juego o un ingrediente esencial de la informática moderna. De hecho, los efectos de la informática en la nube en la forma en que se llevan a cabo los procesos informáticos internos (tradicionalmente ejecutados por grandes sistemas y servidores del establecimiento), así como los efectos de la movilidad en los procesos front-end (tradicionalmente ejecutados por computadoras de escritorio o portátiles) están marcando el comienzo de una nueva era informática. 


En relación con las empresas del canal, CompTIA afirma

En efecto, el canal ha tenido que subir la apuesta; en algunos casos sus miembros han dejado de ser solo distribuidores de productos –particularmente de hardware–, para convertirse en proveedores multifacéticos de servicios y soluciones. Mientras que algunas firmas mantendrán su statu quo, la mayoría modificará su modelo comercial o al menos adoptará un enfoque híbrido, sumando el componente de servicios al flujo de ingresos basado en productos.


No podría estar más de acuerdo. Para mí, el desafío más importante que enfrentan los socios del canal es decidir en qué mercado enfocarse.  

En mi opinión, el mercado del respaldo y la recuperación de desastres combina con la nube a la perfección. Como la mayoría de los servicios en la nube, el campo del respaldo y la recuperación de desastres está íntimamente relacionado con la virtualización, una tendencia que se impuso hace algún tiempo ya. Gracias a la virtualización, hoy es mucho más fácil que las empresas tengan copias de de respaldo de su entorno de servidores listas para funcionar fuera del establecimiento.

Dado que muchas empresas, en especial las pequeñas y medianas, no pueden darse el lujo de contar con un segundo centro de datos de respaldo, la nube es una opción atractiva. Ahora, las empresas pequeñas y medianas pueden contar con el mismo nivel de respaldo y recuperación que las grandes corporaciones, a un costo muy inferior. Las grandes corporaciones también recurren a soluciones de respaldo y recuperación de desastres basadas en la nube como alternativas más económicas para operar diversos centros de datos y para expandir el alcance de sus iniciativas de respaldo y recuperación de desastres.

El desarrollo de aplicaciones es otro campo ideal para combinar con la nube. Mientras que antes las empresas debían contar con servidores dedicados para el desarrollo de aplicaciones, incluidos los equipos no conectados a la red de producción que se empleaban para las pruebas, hoy es posible cubrir ambas necesidades con la nube. Lo que es más, es sencillo reasignar los recursos de la nube. Cuando se completa un proyecto, la empresa emplea los mismos servidores para el próximo proyecto, o los libera si ya no los necesita, y ahorra dinero.

Las ofertas de servicios móviles también van muy bien con la nube, ya se trate de comunicaciones unificadas o de aplicaciones empresariales, como las de gestión de clientes (CRM) y las de planificación de recursos empresariales (ERP). Gracias a la nube, es posible brindar esos servicios a los clientes independientemente de dónde estén y del dispositivo que usen. Podría decirse que es una solución instantánea para el fenómeno de usar en el trabajo el dispositivo propio (BYOD).

Sin embargo, más allá del camino por el que se llegue a la nube, deberá asegurarse de contar con la infraestructura adecuada para que los servicios que usted provea ofrezcan altos niveles de confiabilidad, disponibilidad y seguridad. Usted sabe que las ofertas de APC by Schneider Electric giran en torno de garantizar la confiabilidad, disponibilidad y seguridad, y eso no cambia en la nube.

En mi próxima entrada, me ocuparé en mayor detalle de cómo APC by Schneider Electric puede ayudar a los socios en la transición a ofertas de servicios administrados basados en la nube, y hacerse de una tajada de los miles de millones que están gastando los clientes. Mientras tanto, consulte el 5º Informe anual de tendencias en la nube de CompTIA, que le brindará inspiración.